Principal

¿Quiénes Somos?

Misiones

 y casas

Laicos

  Asociados

Pastoral

  Vocacional

Justicia

       y Paz

Jubileo

50años

 Noticias

Aniversarios

Fotos

Enlaces

 

 

 

JUSTICIA, PAZ E INTEGRIDAD DE LA CREACIÓN

 

 

CONTAMINACIÓN EN EL VALLE DEL MANTARO

1. El problema del impacto de la contaminación ambiental

en La Oroya

La Oroya, con una población de aproximadamente 5,000 habitantes está ubicada

a ,750 msnm en la cuenca alta del río Mantaro, en la provincia de Yauli, Región Junín.

La Oroya está localizada en un área rica en metales como el plomo, cobre, zinc, plata y

oro. La extracción y refinación de estos metales por parte de un complejo metalúrgico

ha sido la actividad económica principal en La Oroya desde 9 . La operación y

propiedad del complejo metalúrgico de La Oroya estuvo en manos del Estado peruano

desde 974 hasta 997 cuando el complejo fue vendido a la empresa Doe Run Co., la

más grande productora de plomo en los Estados Unidos con sede corporativa principal

en St. Louis, Missouri. La propiedad del complejo le ha permitido a Doe Run expandir

sus actividades mineras al ámbito internacional y diversificar su producción hacia el

cobre, plata, zinc, oro y otros metales. Actualmente el complejo es propiedad de Doe

Run Perú.

La actividad metalúrgica de este complejo y otras operaciones mineras constituyen

un importante componente de la actividad económica del Perú al proveer de casi el

50% de los ingresos por exportaciones del país. Sin embargo, estudios de impacto

ambiental que se han realizado en Perú y en otros países indican que la actividad

minera puede alterar significativamente el ambiente natural que rodea a los complejos

mineros. Estas alteraciones se pueden observar, por ejemplo, en la cantidad y

calidad del agua afectadas por acumulación de metales tóxicos, residuos químicos y

deshechamiento de materiales. En el caso de La Oroya, en base a datos de 996 al

000, el estudio La Oroya No Espera, indica que las “concentraciones de contaminantes

en los efluentes del complejo metalúrgico se mantienen muy arriba de los estándares

peruanos e internacionales, y lo que es más grave, que son de magnitudes extremas”.

La actividad minera también tiene un efecto negativo sobre el aire que se manifiesta

en la reducción de la visibilidad, corrosión de materiales y superficies de casas, autos

y vestimenta, y destrucción de la vegetación y cultivos comerciales y de consumo

doméstico. El estudio La Oroya No Espera indica que la comparación de los parámetros

de calidad del aire de 995 al 000 “demuestra que la calidad del aire se ha deteriorado

dramáticamente con respecto al contenido de dióxido de azufre (SO ) y de metales

pesados como el cadmio, plomo y arsénico”.

Los suelos también son depositarios de la contaminación causada por la actividad

minera. Elementos tóxicos provenientes del aire contaminado, de los deshechos

acumulados y del agua contaminada se depositan en el suelo y en el polvo de los

hogares y las comunidades aledañas a los centros mineros y en las áreas naturales y de

producción agrícola expuestas a estos elementos. En el caso de La Oroya un reciente

estudio de muestras de polvo realizado por la Asociación Civil Labor y Cooperación y

Occupational Knowledge International indica que el 00% de las muestras tomadas en

la Oroya Antigua superan largamente la norma máxima de 40 mg/pie² establecida por

la Agencia de Protección Ambiental Estadounidense (EPA por sus siglas en inglés) y el

Departamento Estadounidense de Vivienda y Desarrollo Urbano. Igual sucede con el

7 % de las muestras de La Oroya Nueva y con el 88% del total de muestras obtenidas

en los interiores de las casas en toda la ciudad.

El impacto ambiental de la actividad minera causa gran preocupación no sólo

por sus efectos en el medio natural sino sobre todo por sus efectos en el medio social,

especialmente en la salud de la población. Esto no debe causar sorpresa dada la

estrecha relación entre calidad del ambiente con la calidad de la salud. Como lo indica

el estudio La Oroya No Espera y el reciente informe del CDC titulado Desarrollo de un Plan

Integral de intervención para reducir la exposición al plomo y otros contaminantes en el centro

minero de La Oroya, Perú, mayo de 2005, el impacto adverso en la salud causado por

complejos metalúrgicos ha sido estudiado en casos como el de Torreón en México y Trail

en Canadá, y Smelterville (Idaho), El Paso (Texas) y Herculaneum (Missouri) en los

Estados Unidos. Estos estudios han demostrado que la población y especialmente los

grupos de alto riesgo como trabajadores de las fundiciones, niños, y madres gestantes

han sido seriamente afectados por la contaminación por metales pesados como plomo

y otros elementos tóxicos.

Con respecto a La Oroya, los monitoreos de plomo en sangre han sacado a la

luz evidencia de una situación extremadamente seria de deterioro de la salud de la

población. Por ejemplo, los últimos datos que se conocen por comunicados de prensa

sobre el monitoreo efectuado por la Dirección General de Salud Ambiental - DIGESA

en convenio con Doe Run Perú en 788 niños indica que el 99.9% de menores de 5

años en La Oroya tiene niveles altos de plomo que están muy por encima del nivel de

preocupación de 0 µg/dl (microgramos de plomo por decilitro de sangre), según lo

establecido por los Centros de Prevención y Control de Enfermades (CDC) de Estados

Unidos y la Organización Mundial de la Salud (El Correo, de abril de 005).

Es dentro de esta preocupación sobre el deterioro de la salud causado por la

contaminación ambiental en la que se inscribe la invitación a la Facultad de Salud

Pública de la Universidad San Luis de realizar el estudio sobre la contaminación

ambiental en los hogares de La Oroya y Concepción y sus efectos en la salud de sus

residentes.

2. Invitación a la Facultad de Salud Pública de la Universidad Jesuita

San Luis en St. Louis, Missouri, Estados Unidos

Profesionales de la salud y organizaciones e instituciones de la sociedad civil

en el Perú, lideradas por la Arquidiócesis de Huancayo, han tomado la iniciativa de

alertar y educar a la población de La Oroya sobre los daños a la salud causados por la

contaminación ambiental.

A pesar de que ahora hay más información acerca de los niveles de contaminación

en el ambiente de La Oroya, es necesario tener un mejor conocimiento sobre el impacto

de contaminación no sólo del plomo sino de otros metales tóxicos como el cadmio y

el arsénico en los hogares y la salud de los residentes en La Oroya. Sin embargo, la

información que existe sobre contaminación en los hogares es muy limitada y por esta

razón Monseñor Pedro Barreto, S.J., Arzobispo Metropolitano de Huancayo a nombre

de las organizaciones de la sociedad civil extendió una invitación a la Facultad de Salud

Pública de la Universidad San Luis para que dirija un estudio científico que responda

a las siguientes preguntas:

( ) ¿Cuáles son los niveles de contaminación por plomo, arsénico, cadmio y otros

metales en los hogares de las poblaciones de La Oroya y Concepción?

( ) ¿Cuáles son los indicadores biológicos o efectos observables de estos niveles

en la salud de los residentes de estos hogares?

( ) ¿Cómo pueden los resultados de este estudio servir para el diseño y ejecución

de planes y programas de prevención para la protección de la salud de las

comunidades afectadas por la contaminación ambiental?

La Facultad de Salud Pública de la Universidad San Luis respondió de manera

favorable a esta invitación y se comprometió como institución a diseñar y ejecutar

el estudio solicitado conforme a los más altos requisitos de rigor científico y apego a

las normas de los Estados Unidos y del Perú. Una de las razones principales en las

que se sustenta este compromiso es la extensa capacidad profesional que la Facultad

ha adquirido en el campo de la investigación científica y la educación referente a

exposición al plomo y otras sustancias. Más detalles de la capacidad institucional de

la Facultad se ofrecen a continuación.

3. Capacidad Institucional de la Facultad de Salud Pública

de la Universidad San Luis

La Universidad San Luis, fundada en St. Louis, Missouri, en 8 8 es la segunda

universidad jesuita más antigua de los Estados Unidos. Su población universitaria

incluye más de 7,000 estudiantes a nivel de licenciatura y 4,000 estudiantes a nivel de

maestría y doctorado que vienen de los 50 estados de los Estados Unidos y de cerca de

80 países en el mundo.

Como todas las instituciones educativas de los jesuitas, la Universidad San Luis

pone especial énfasis en la educación de la persona en su conjunto (mente, cuerpo,

corazón y espíritu) para que ésta pueda contribuir a la sociedad de manera más

completa y eficaz. Igualmente, la Universidad San Luis se caracteriza por su énfasis en

el rigor académico y en el liderazgo basado en el conocimiento científico y en valores

morales de respeto a la dignidad humana.

La Facultad de Salud Pública de la Universidad San Luis de Missouri tiene la

distinción de ser la única facultad de salud pública de una universidad jesuita en los

Estados Unidos y la única en el estado de Missouri. La Facultad de Salud Pública tiene sus

orígenes en el Centro de Estudios de Servicios de Salud creado en 979. La ampliación

de programas, estudiantes y profesorado, y el crecimiento de la investigación científica

hicieron posible que en 99 la Facultad de Salud Pública se constituya como tal con

la debida acreditación institucional que rige para las facultades de salud pública en los

Estados Unidos. Actualmente, la Facultad es parte del grupo de unidades académicas

dedicada a la salud humana que incluye las facultades de medicina y enfermería, y

demás ciencias auxiliares de la salud.

Desde su fundación la Facultad de Salud Pública de la Universidad San Luis se

ha dedicado a proveer programas educativos a nivel de maestría y doctorado para

preparar profesionales en las carreras de servicios de salud, promoción y prevención

de enfermedades y riesgos para la salud. Uno de los aspectos que caracteriza a la

Facultad es el reconocimiento de la necesidad de establecer relaciones con individuos y

organizaciones que hacen salud comunitaria para trabajar conjuntamente con ellos en

proyectos de educación, investigación y servicio a la comunidad. Este trabajo colectivo

se ha concretado a través de la participación de la Facultad en comités, asociaciones,

convenios y consorcios con diversas entidades en todos los campos de la salud.

La División de Salud Ambiental y Ocupacional es una de las cinco divisiones

académicas en el Departamento de Salud Comunitaria en la Facultad de Salud Pública.

Las otras divisiones incluyen epidemiología, bioestadística, ciencias del comportamiento

y políticas de salud. Además de las actividades orientadas a impulsar la misión y la

filosofía de la Facultad, la División de Salud Ambiental y Ocupacional se dedica a la

enseñanza y la capacitación en los principios, técnicas y conceptos básicos de diseño,

implementación y evaluación de programas de salud ambiental, y en la investigación

científica con fines prácticos de prevención y mejoramiento de la salud.

Los investigadores de la División de Salud Ambiental y Ocupacional de la Facultad

de Salud Pública de la Universidad San Luis han realizado varios estudios en los Estados

Unidos sobre la exposición al plomo y tienen varios años de experiencia en el diseño,

ejecución y evaluación de proyectos de investigación, educación y capacitación sobre

la prevención de la contaminación por plomo. Estos proyectos han sido financiados

por las agencias del gobierno de los Estados Unidos como la Agencia de Protección

Ambiental, EPA; el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, HUD; los

Centros de Prevención y Control de Enfermedades, CDC; y por varias fundaciones y

organizaciones sin fines de lucro. Una muestra de estos proyectos y de las publicaciones

científicas de la División de Salud Ambiental y Ocupacional se ha incorporado a los

protocolos de este estudio.

 

DISCUSIÓN DE RESULTADOS

1.Nueva información sobre cadmio, arsénico

y otros elementos tóxicos

Uno de los aspectos novedosos de este estudio es el de proporcionar evidencia

científica de biomarcadores para otros metales además del plomo como son el

cadmio y el arsénico. Estos tres metales son el foco de atención del estudio sobre la

contaminación ambiental en los hogares de La Oroya y Concepción y sus efectos en la

salud de sus residentes. Además de estos tres metales se han incorporado al estudio

otros elementos tóxicos de interés como el antimonio y otros que se han mencionado

antes en este informe. Posteriormente, se informará con más detalle sobre los niveles

encontrados en orina y sangre de estos otros metales.

La preocupación sobre los elementos tóxicos analizados en este estudio se basa en

la evidencia científica que existe sobre su impacto negativo en la salud. La siguiente

tabla resume los potenciales efectos cancerígenos y no cancerígenos de la exposición a

estos elementos.

2. La utilidad de la comparación entre La Oroya y Concepción

La metodología de estudio comparativo ha permitido observar significativas

diferencias entre La Oroya como población de estudio y Concepción como población

de control. Estas diferencias confirman la hipótesis inicial de que los niveles de metales

pesados y otros elementos tóxicos serían mayores en La Oroya que en Concepción.

Además en el caso del plomo, cadmio, y arsénico los niveles de estos metales tanto

Efectos de Metales en la Salud

Metales No - Cancerígeno Cancerígeno

Riñón

Irritabilidad

Disfunción cognitiva y de conducta, Niveles Inferiores

de Coeficiente Intelectual

Debilidad Muscular, parálisis

Arsénico

Coma, Muerte

Irritación vías respiratorias Pulmón

Naúsea, Vómito

Piel anormal, Oscuridad de piel, Verrugas, Lesiones

Vesícula

Piel

Hígado

Disfunción de Riñones, Fracaso de Riñones Pulmón

Pérdida de Densidad de Hueso Próstata

Fuente: US Centres for Sisease Control & Prevention Agency for Toxicological Substances & Disease Registry.

Metales Potenciales Efectos de Metales en la Salud

No Cancerígeno Cancerígeno

Plomo

Irritabilidad

Riñón

Disfunción cognitiva y de conducta, Niveles Inferiores de

Coeficiente Intelectual

Debilidad Muscular, parálisis

Coma, Muerte

Arsénico

Irritación vías respiratorias Pulmón

Naúsea, Vómito Vesícula

Piel anormal, Oscuridad de piel, Verrugas, Lesiones Piel

Hígado

Cadmio Disfunción de Riñones, Fracaso de Riñones Pulmón

Pérdida de Densidad de Hueso Próstata

4

en La Oroya como en Concepción están en su gran mayoría por encima de la media

geométrica de la población de Estados Unidos como población de referencia.

3. Concepción también tiene contaminación

A pesar de que se esperaba observar menores niveles de contaminación manifestada

en los biomarcadores de plomo, cadmio y arsénico en Concepción, sorprende sin embargo

que existe niveles de preocupación de estos tres metales en la población de Concepción,

la “ciudad ecológica” del Valle del Mantaro. Esto sugiere que la contaminación ambiental

y sus secuelas de salud no están circunscritas solamente a La Oroya sino que tienen un

carácter regional que se extiende por el valle del río Mantaro.

4. El problema de la exposición combinada a varios elementos tóxicos

Los resultados del muestreo de sangre y orina en La Oroya y Concepción son un

llamado de atención al problema de la acción combinada de varios metales pesados

y elementos tóxicos en las dos poblaciones. Esta sinergia plantea serios retos de

investigación científica sobre el impacto en la salud del conjunto de metales pesados y

elementos tóxicos y de implementación de soluciones integrales de prevención.

Medias Geométricas para los otros Metales -La Oroya y Concepción

Medias Geométricas (ug/L)

Elemento Medido La Oroya Concepción Población EEUU

Sangre

Mercurio 0.94 0.87 0.36

Orina

Bario 2.16 2.5 1.52

Berilio***

Cesio 23.32 21.69 4.81

Cobalto 0.57 0.63 0.379

Molibdeno* 53.58 73.37 45

Platino 0.07 0.05 **

Antimonio* 4.02 1.56 0.134

Talio 0.53 0.65 0.165

Tungsteno 0.05 0.07 0.082

Uranio 0.01 0.01 0.009

* Estadísticamente Significativo entre La Oroya y Concepción (p<0.05)

** Debajo del Nivel de Detección (.009 ug/l)

*** 95% de Muestra Debajo del Nivel de Detección (0.072 ug/L)

4

5. Evidencia de grave crisis de salud en La Oroya

Los resultados del muestreo biológico confirman la gravedad de la situación de

salud comunitaria en la ciudad de La Oroya y especialmente en La Oroya Antigua.

Como crisis se entiende los significativamente mayores niveles de riesgo para la

salud que existen para todos los grupos poblaciones y sobre todo para los grupos más

vulnerables como son los infantes y niños de corta edad.

Los resultados de plomo confirman las tendencias observadas en monitoreos

previos que indican la presencia de niveles elevados de plomo en sangre en toda la

población oroina y, lo que es más grave, niveles por sobre los 45 µg/dL para gran parte

de la población, que ya no son solo niveles de preocupación sino de emergencia médica

de acuerdo al CDC.

Los resultados de cadmio, arsénico y antimonio que han sido estudiados

proporcionan evidencia científica adicional que se suma al impacto negativo de la

contaminación ambiental de La Oroya. En palabras de los pobladores de La Oroya,

cada día son servidos un “cóctel toxico” vía aire, agua, polvo y tierra. Estos primeros

resultados proporcionan la evidencia científica que nos permite medir los elementos

tóxicos que componen este cóctel para avanzar en la discusión de medidas de prevención

que efectivamente contribuyan a detener el impacto de la crisis ambiental, y para

empezar a implementar políticas y programas de prevención integral no sólo para

La Oroya sino también para Concepción y otras poblaciones similares del valle del

Mantaro.

 

UNIVERSIDAD SAN LUIS, Missouri, MO, Estados Unidos de Norteamérica.

División de salud ambiental.

Facultad de Salud Pública.

 

ARZOBISPADO DE HUANCAYO, Perú.